ORDENANZA REGULADORA DE CONVIVENCIA Y CIUDADANÍA Y PREVENCIÓN DE ACTOS INCIVICOS

ADMINISTRACIÓN LOCAL
2563/16
AYUNTAMIENTO DE MOJACAR

ANUNCIO
Doña Rosa María Cano Montoya, Alcaldesa-Presidenta del Excmo. Ayuntamiento de Mojácar, (Almería).
HACE SABER: Que el Ayuntamiento-pleno en sesión ordinaria celebrada el día 26 de Mayo de 2016 adoptó el acuerdo de
aprobar definitivamente la Ordenanza Municipal Reguladora de Convivencia y Ciudadanía y Prevención de Actos Incívicos en el
Municipio de Mojácar.
La presente Ordenanza entrará en vigor a partir de los quince días hábiles siguientes a la publicación de su texto integro en el
Boletín Oficial de la Provincia, permaneciendo en vigor hasta su modificación o derogación expresa.
Contra el presente acuerdo definitivo de aprobación de la Ordenanza Municipal Reguladora de Convivencia y Ciudadanía y
Prevención de Actos Incívicos en el Municipio de Mojácar, podrán interponer los interesados, recurso contencioso-administrativo
ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Sala de Granada, en el plazo de dos meses a partir del día siguiente de su
publicación en el B.O.P.
El texto de la modificación de la Ordenanza Municipal Reguladora de Convivencia y Ciudadanía y Prevención de Actos
Incívicos en el Municipio de Mojácar es el siguiente:
ORDENANZA REGULADORA DE CONVIVENCIA Y CIUDADANÍA Y PREVENCIÓN DE ACTOS INCÍVICOS.
TÍTULO I: DISPOSICIONES GENERALES
CAPÍTULO PRIMERO: FINALIDAD, OBJETO, MARCO NORMATIVO Y ÁMBITO DE APLICACIÓN
Artículo 1. Finalidad.
La Ordenanza tiene como finalidad preservar el espacio público del municipio de Mojácar como lugar de convivencia y civismo,
en el que todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, ocio, encuentro y recreo, así como
a la integridad de los elementos urbanos con independencia de su titularidad pública o privada.
Artículo 2. Objeto.
A los efectos expresados en el artículo anterior, la Ordenanza tiene por objeto regular una serie de medidas encaminadas
específicamente al fomento y a la promoción de la convivencia y el civismo en el espacio público, y sancionar, en consecuencia,
aquellas conductas perturbadoras de la pacífica convivencia, y a salvaguardar y respetar el patrimonio urbano y sus elementos
componentes, y sancionar su agresión y / o uso ilícito, y a tal fin identifica cuáles son los bienes jurídicos protegidos, prevé cuáles
son las normas de conducta en cada caso y sanciona aquellas que pueden perturbar, lesionar o deteriorar tanto la propia
convivencia ciudadana como los bienes que se encuentran en el espacio público, previendo, en su caso, medidas específicas de
intervención y cautelares.
Artículo 3. Marco normativo.
El fundamento legal de la Ordenanza está constituido por el artículo 137 de la Constitución, los artículos 3.1 y 4 de la Carta
Europea de la Autonomía Local, de 15 de octubre de 1985 y ratificada por España el 24 de febrero de 1989, y Título XI de la Ley
7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, así como por la normativa autonómica y / o sectorial de aplicación.
Artículo 4. Ámbito de aplicación objetivo.
1. La Ordenanza es de aplicación en todo el término municipal de Mojácar.
2. La Ordenanza es de aplicación en todos los espacios públicos del municipio, tales como calles, vías de circulación, pasajes,
aceras, plazas, paseos, avenidas, bulevares, playas, parques, jardines y demás espacios o zonas verdes, cementerios, mercados,
complejos deportivos, puentes, pasarelas, pasos subterráneos, pasos elevados, aparcamientos, fuentes, estanques, balsas,
lagos, lagunas, edificios públicos y demás espacios destinados al uso o servicio público de titularidad municipal, así como a
construcciones, instalaciones, mobiliario urbano y demás bienes y elementos de dominio público municipal situados en aquellos,
tales como esculturas, farolas, bancos, marquesinas, elementos decorativos, señales de tráfico y de señalización urbana o
interurbana, soportes publicitarios, arbolado, plantas, maceteros, contenedores, papeleras, vallas, tuberías, etc., así como todos
aquellos afectos a los servicios públicos de titularidad municipal, vehículos incluidos.
3. Asimismo, la Ordenanza se aplica a aquellos otros espacios, construcciones, instalaciones, vehículos o elementos que estén
destinados a un uso o a un servicio público de titularidad de una administración diferente de la municipal o de cualquier otra
entidad o empresa, pública o privada, tales como vehículos de transporte, marquesinas, paradas de autobuses, de autocar; vallas,
contenedores, y demás elementos de naturaleza similar.
4. Igualmente, la Ordenanza se aplica a la ribera del mar (zona marítimo terrestre y playas), mar territorial y demás bienes de
dominio público marítimo-terrestre recogidos en el Capítulo I del Título I de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas.
5. La Ordenanza se aplicará también a los espacios abiertos, construcciones, instalaciones y bienes de titularidad privada, tales
como fachadas de los edificios y otros elementos urbanísticos o arquitectónicos, portales, galerías comerciales o de paso,
pasajes, escaparates, patios, solares, jardines y arbolado, farolas, elementos ornamentales y bienes de semejante naturaleza en
cuanto que forman parte del paisaje y patrimonio urbanos, y cuando desde ellos se realicen conductas o actividades que afecten o
puedan afectar negativamente a la convivencia y al civismo, o a su integridad.
Artículo 5.- Ámbito de aplicación subjetivo.
La Ordenanza se aplica a todas las personas que se encuentren en el municipio de Mojácar, sea cual sea su concreta situación
jurídica administrativa.
CAPÍTULO SEGUNDO: PRINCIPIOS GENERALES DE CONVIVENCIA CIUDADANA Y CIVISMO: DERECHOS Y DEBERES
Artículo 6.- Principio de libertad individual.
Todas las personas a las que se refiere el artículo 5 tienen derecho a comportarse libremente en los espacios públicos del
municipio y a ser respetadas en su libertad. Este derecho se ejerce sobre la base del respeto a la libertad, la dignidad y los
derechos reconocidos a las demás personas, así como del mantenimiento del espacio público en condiciones adecuadas para la
propia convivencia.
Artículo 7.- Deberes generales de convivencia y de civismo.
1. Sin perjuicio de otros deberes que se puedan derivar de ésta u otras ordenanzas municipales y del resto del ordenamiento
jurídico aplicable, todas las personas que estén en el municipio, sea cual sea el título o las circunstancias en que lo hagan o la
situación jurídica administrativa en que se encuentren, deben respetar las normas de conducta previstas en la presente
Ordenanza, como presupuesto básico de convivencia en el espacio público.
2. Todas las vías y espacios públicos, el mobiliario urbano así como los elementos móviles, semimóviles o fijos de los servicios
públicos, bien de titularidad pública o de titularidad privada, y en general, todos aquellos a que se refiere el artículo 4 de la
Ordenanza están destinadas con carácter preferente al uso común, general y libre por los ciudadanos y vecinos, consistente en
andar, pasear o circular por los mismos a pie o en cualquier vehículo de tracción, de acuerdo con su señalización, de forma
tranquila y pacífica, así como utilizar el mobiliario urbano y los elementos de los servicios públicos con su arreglo a su naturaleza y
destino, quedando prohibidos aquellos usos que sean incompatibles con estos.
En consecuencia y en concreto, en las zonas aceradas y / o peatonales, así como en los parques, playas y zonas naturales el
paseo y recreo tranquilo tendrá preferencia sobre cualquier otra actividad que, en su caso, tendrá que ser autorizada
expresamente por el Ayuntamiento, bien con carácter temporal, bien mediante la habilitación de zonas específicas para aquellas
otras actividades.
Así pues, todas las personas tienen la obligación de utilizar correctamente los espacios públicos del municipio y los servicios,
las instalaciones y el mobiliario urbano y demás elementos ubicados en ellos, y todos los bienes y elementos descritos en el
artículo 4 de la Ordenanza, de acuerdo con su propia naturaleza, destino y finalidad, y respetando en todo caso el derecho que
también tienen los demás a usarlos y disfrutar de ellos.
3. Todos los propietarios u ocupantes de inmuebles, edificios, construcciones, instalaciones, vehículos u otros bienes de
titularidad privada están obligados a evitar que, desde éstos, puedan producirse conductas o actividades que causen molestias
innecesarias a las demás personas.
4. Todas las personas que se encuentren en el municipio de Mojácar tienen el deber de colaborar con las autoridades
municipales o sus agentes en la erradicación de las conductas que alteren, perturben o lesionen la convivencia ciudadana.
TÍTULO II: ORGANIZACIÓN Y AUTORIZACIÓN DE ACTOS PÚBLICOS
Artículo 8.- Organización y autorización de actos públicos por personas distintas del Ayuntamiento de Mojácar
1. La utilización de los espacios públicos para la celebración de cualquier acto público de índole festiva, cultural, musical,
mímica, deportiva, lúdica, religiosa o de cualquiera otra naturaleza, organizado por personas privadas o públicas distintas del
Ayuntamiento de Mojácar estará sujeta a lo dispuesto en el Decreto 195/2007, de 26 de junio de la Consejería de la Gobernación
por el que se establecen las condiciones generales par la celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas de
carácter ocasional y extraordinario.
Cuando se trate del ejercicio del derecho fundamental de reunión y manifestación reconocido en el artículo 21 de la
Constitución, la petición será dirigida a la Subdelegación del Gobierno, como autoridad competente al efecto, la cual solicitará al
Ayuntamiento, conforme a lo previsto en el artículo 9.2 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, la emisión del informe
preceptivo, motivado y no vinculante, salvo en los casos de urgencia, en el que se recogerán las circunstancias y causas objetivas
que, en su caso, puedan desaconsejar la celebración del acto o acontecimiento en el espacio público previsto por sus
organizadores, a fin de que la autoridad gubernativa competente adopte la decisión que corresponda.
Además de lo dispuesto en el referido Decreto, los organizadores deberán cumplir las condiciones específicas que, en su caso,
establezca el Ayuntamiento, incluida la exigencia de prestación de fianza en la cuantía suficiente que considere el Ayuntamiento
para responder de los posibles daños causados al mobiliario y, en general a las infraestructuras municipales, así como en
garantía del cumplimiento de las condiciones que, en su caso, acuerde el Ayuntamiento para la celebración del acto. Esta fianza
será potestativa y se exigirá, en su caso, con independencia del seguro obligatorio exigido en el Decreto 195/2007.
Los organizadores de actos públicos a que se refiere este artículo, en atención a los principios de colaboración,
corresponsabilidad y confianza con la autoridad municipal, deberán velar por que los espacios públicos utilizados no se ensucien y
sus elementos urbanos o arquitectónicos no se deterioren, quedando obligados, en su caso, a la correspondiente reparación,
reposición y/o limpieza, o a sufragar los gastos correspondientes por ejecución subsidiaria por parte del Ayuntamiento, al os que
se aplicará, en su caso el importe del a fianza exigida en el número anterior.
Artículo 9.- Organización y autorización de actos públicos por el Ayuntamiento de Mojácar.
1. Cuando sea el propio Ayuntamiento de Mojácar el que utilice los espacios públicos para la organización de cualesquiera de
los actos a que se refiere el número 1 del artículo anterior, adoptará las medidas necesarias que garanticen la seguridad de las
personas y los bienes, tanto participantes como de terceros.
2. Cuando en los actos a que se refiere este artículo intervengan personas ajenas al Ayuntamiento ni vinculadas al mismo de
forma contractual, y autorizadas por éste a participar, deberán observar las medidas, normas, instrucciones, o directrices que el
órgano competente del Ayuntamiento establezca, pudiendo exigir, asimismo fianza o aval, y / o que suscriban una póliza de
seguros en garantía de los daños que pudieran ocasionar. En caso de incumplimiento de las mismas serán invitados a abandonar
el acto de forma inmediata, y en caso de negativa serán expulsados del mismo por parte de los agentes de la autoridad, sin
perjuicio de la imposición de sanción y de incautación del aval o fianza, en su caso.
TITULO III. NORMAS DE CONDUCTA.
CAPITULO PRIMERO: COMPORTAMIENTOS IMPROPIOS EN EL ESPACIO PÚBLICO
Artículo 10.- Finalidad y fundamento.
La regulación contenida en este Capítulo se fundamenta en la protección del derecho de las personas que utilizan el espacio
publico a no sufrir molestias como consecuencia de la falta de respecto a las pautas mínimas generalmente admitidas en relación
a la forma de vestir de las personas que igualmente están o transitan por dicho espacio publico.
Artículo 11.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1. Se prohíbe transitar o permanecer desnudo en la vía pública, salvo que medie autorización para zonas concretas mediante
Resolución de Alcaldía.
2. Así mismo, queda prohibido transitar o estar en los espacios públicos, incluidos los transportes e instalaciones públicas, en
bañador, salvo en las piscinas, playas y chiringuito.
3. Queda prohibido pasear por la calle con vestimentas atuendos o disfraces que puedan atentar contra la dignidad de las
personas, los sentimientos religiosos o tengan un contenido xenófobo, racista, sexual, sexista, homófobo o que suponga
menosprecio hacia cualquier condición o circunstancia personal o social, salvo en las Fiestas de Carnavales.
4. Se prohíben las actividades publicitarias que impliquen la práctica de las conductas descritas en el este artículo.
5. Quedan especialmente prohibidas las conductas anteriores, cuando tengan por objeto, estén presentes o se dirijan contra
personas mayores, menores y personas con discapacidades.
Artículo 12.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
1. Las conductas descritas en el artículo anterior tendrán la consideración de infracciones leves y serán sancionadas con
multas de 100 a 300 euros.
2. Cuando las conductas descritas se realicen en espacios de concurrida afluencia de personas o frecuentados por menores, o
cuando se haga en monumentos o edificios catalogados o protegidos tendrán la consideración de infracciones graves y serán
sancionadas con multa de 300,10 euros a 1.000 euros.
CAPÍTULO SEGUNDO: USO IMPROPIO DEL ESPACIO PÚBLICO
Artículo 13.- Finalidad y fundamento.
1. La regulación contenida en este Capítulo se fundamenta en la garantía de un uso racional y ordenado del espacio público y
sus elementos, en la salvaguarda de la salubridad, la protección de la seguridad y el patrimonio municipal, en la libertad de
circulación de las personas, en la protección de los peatones y en el derecho que todas las personas tienen a no ser perturbadas
en su ejercicio y a disfrutar lúdica y tranquilamente de unos espacios públicos limpios y no degradados y conforme a la naturaleza
y el destino de éstos, respetando las indicaciones contenidas en los rótulos informativos del espacio afectado, si existen, y en
cualquier caso los legítimos derechos de los demás usuarios.
2. La práctica de juegos de pelota, monopatín o similares en el espacio público está sometida al principio general de respeto a
los demás, y, en especial, de su seguridad y tranquilidad, así como al hecho de que no impliquen peligro para los bienes, servicios
o instalaciones, tanto públicos como privados.
Artículo 14.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1. Queda prohibido hacer un uso impropio de los espacios públicos y sus elementos, de manera que impida o dificulte la
utilización o el disfrute por el resto de los usuarios.
2. No están permitidos los siguientes usos impropios de los espacios públicos y de sus elementos:
a) Abastecerse de agua en las duchas, bocas de riego y lugares públicos, así como la retirada masiva de agua en fuentes
públicas, superando el límite de cantidad que se fije en cada momento y que deberá estar en un lugar visible
b) Utilizar los bancos y los asientos públicos para usos distintos a los que están destinados conforme a su naturaleza.
c) Lavarse o bañarse en fuentes, estanques o similares.
d) Lavar ropa en fuentes, estanques, duchas públicas o similares, salvo en la “Fuente de Mojácar”.
e) El vertido de las aguas de condensación de los equipos de aire acondicionado a la vía pública, ni directamente ni a través de
la red de evacuación de pluviales de los inmuebles.
f) En general verter agua y cualquier otro líquido a las vías y / o espacios públicos, excepto las procedentes de las lluvias a
través de las correspondientes canalizaciones de las edificaciones.
g) Prender fuego, hacer fogatas y barbacoas, salvo en los supuestos de autorización municipal.
3. La práctica de juegos y/o de ejercicios deportivos, bien sea aislada, masiva, organizada o espontánea, deberá hacerse de
forma que no perturbe los legítimos derechos de los vecinos o los demás usuarios en las calles, paseos, plazas, vías públicas, y
en general, en cualquier espacio público que esté destinado usual y preferentemente a la circulación rodada, a la peatonal, salvo
que se trate de áreas destinadas a tal efecto por el Ayuntamiento, bien de forma permanente, bien de forma temporal.
4. Queda prohibida la realización de juegos, ejercicios, deportes o actividades de cualquier tipo que impliquen riesgo objetivo,
por la rapidez de sus movimientos, por la violencia del ejercicio, por el lanzamiento de pelotas, balones o bolas, o cualquier otro
objeto, la seguridad o tranquilidad de las personas, sobre todo de los colectivos inermes a estas actividades como niños, ancianos
y mujeres embarazadas.
5. En todo caso, queda prohibida la realización de las actividades señaladas en el párrafo anterior en la zona de juegos de los
parques infantiles habilitadas específicamente para que los más pequeños disfruten. En estas zonas, además queda prohibida la
estancia o permanencia de perros, así como la circulación con cualquier tipo de artefacto, tal como monopatines, bicicletas,
patines o similares.
6. Queda prohibida la práctica de acrobacias, carreras juegos de habilidad con bicicletas, patines o monopatines, cuando
impliquen riesgo objetivo para la seguridad o tranquilidad de las personas.
7. Queda prohibida la utilización de escalinatas urbanas para peatones, elementos para la accesibilidad de personas
discapacitadas, barandillas, bancos, pasamanos, farolas, árboles o cualquier otro elemento del mobiliario urbano para realizar
acrobacias.
8. Queda prohibido el estacionamiento de vehículos en la vía pública para su venta o alquiler o con finalidades
fundamentalmente publicitarias.
9. Los titulares de los establecimientos comerciales, mercantiles o industriales no podrán almacenar, depositar o exponer en la
vía o espacios públicos contiguos a sus locales mercancías ni productos, salvo autorización municipal expresa.
Asimismo, queda prohibido asentar en dichos espacios públicos publicidad y / o propaganda salvo que se cuente con
autorización expresa municipal.
Artículo 15.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
1. Las conductas descritas en el artículo anterior números 1 y 7 tendrán la consideración de infracciones leves y serán
sancionadas con multas de 100 a 300 euros.
2. Cuando las conductas descritas del artículo anterior se realicen en espacios de concurrida afluencia de personas o
frecuentados por menores, o cuando se haga en monumentos o edificios catalogados o protegidos tendrán la consideración de
infracciones graves serán sancionadas con multa de 300,10 euros a 1.000 euros.
3. Si la persona persistiera en su actitud su conducta será considerada como agravante a los efectos de la cuantificación de la
sanción.
4. Tendrán, sin embargo, la consideración de infracciones graves, y serán sancionadas con multa de 300,01 a 1.000 euros. Las
conductas descritas en los números 3, 4, 5 y 6 del artículo anterior cuando impliquen un riesgo relevante, aunque sea potencial,
para la seguridad de las personas o los bienes, y, en especial, la circulación con bicicletas, patines o monopatines en
las zonas habilitadas para juegos de los más pequeños en los parques infantiles, o por aceras o lugares destinados a peatones
cuando estén siendo efectivamente utilizados por éstos o cuando circulen de forma temeraria.
Artículo 16.- Intervenciones específicas.
1. En los supuestos recogidos en el artículo 14 los agentes de la autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente el género, los
materiales y los medios empleados, así como a sofocar, en su caso, el fuego.
2. Igualmente, en el supuesto de las infracciones consistentes en la práctica de juegos previstas en los números 3,4, 5, 6 y 7 del
artículo 14, los agentes intervendrán cautelarmente el patín, monopatín o instrumento similar con el que se haya producido la conducta.
3. En los supuestos prevenidos en los números 8 del artículo 14, los agentes de la autoridad, con independencia de formular la
correspondiente denuncia, requerirán a los propietarios o usuarios de los vehículos o a los titulares de los establecimientos para
que retiren los vehículos o las mercancías de la vía o espacios públicos. En caso de que no obren en consecuencia, el
Ayuntamiento acordará su retirada cautelar. A los vehículos se le aplicará el último inciso del párrafo segundo del número 1 de
este artículo; el resto de las mercancías serán retiradas por el Ayuntamiento a los depósitos municipales, excepto las fungibles a
las que se le dará el destino que corresponda.
CAPÍTULO TERCERO: COMERCIO, PRESTACIÓN DE SERVICIOS Y ACTIVIDADES NO AUTORIZADAS
Artículo 17.- Finalidad y fundamento.
Las conductas tipificadas como infracción en el presente Capítulo se fundamentan en el uso racional y ordenado de la vía y
espacios públicos, en la salvaguarda de la seguridad pública y mantenimiento de la convivencia, en la protección de la salubridad
y de la salud, en el derecho de las personas a no ser molestadas o perturbadas en el ejercicio de su libertad en espacios públicos,
en la protección de los consumidores y usuarios, y en la protección de los menores.
Sección Primera: Comercio ambulante y ocupación de la vía pública
Artículo 18.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1. Está prohibida la venta ambulante en el espacio público de cualquier tipo de alimentos, bebidas y otros productos, salvo las
autorizaciones específicas y los días de mercado semanal.
2. Queda prohibido colaborar en el espacio público con los vendedores ambulantes no autorizados, con acciones como facilitar
el género o vigilar y alertar sobre la presencia de los agentes de la autoridad.
3. Se prohíbe la compra o la adquisición en el espacio público de alimentos, bebidas y otros productos procedentes de la venta
ambulante no autorizada.
4. Se prohíbe ocupar la vía pública sin autorización o exceder de la autorización concedida.
Artículo 19.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Las conductas prohibidas descritas en el artículo precedente son constitutivas de infracción leve, que se sancionará con multa
de 100 a 300 euros.
Y la reiteración se considerará grave sancionable con multa de 301 a 500 € pudiendo llevar aparejada la pérdida de la autorización.
Artículo 20.- Intervenciones específicas
Cuando los agentes de la policía local comprueben que se está desarrollando alguna de las actuaciones prohibidas en esta
Sección requerirán a sus responsables para que desistan de su actitud, y en caso de persistir en la misma formularán parte de
denuncia por infracción leve y procederán adoptar la medida cautelar de retirada del género o los elementos objeto de las
prohibiciones y los materiales o medios empleados. Si se trata de alimentos perecederos o bienes fungibles se destruirán o se les
dará el destino que corresponda.
Sección Segunda: Prestación de servicios no autorizados
Artículo 21.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1.- Se prohíbe la realización de actividades y la prestación de servicios no autorizados en el espacio definido en el artículo 4 de
la Ordenanza, como tarot, videncia, masajes, tatuajes, piercing o corte, peinado y tratamiento del cabello, salvo autorización
municipal específica. En todo caso, la licencia o autorización deberá ser perfectamente visible.
2. Queda prohibido colaborar en el espacio público con quien realiza las actividades o presta los servicios no autorizados, con
acciones como vigilar y alertar sobre la presencia de los agentes de la autoridad.
3. Se prohíbe la demanda, el uso o el consumo en el espacio público de las actividades o los servicios no autorizados a los que
se refiere este artículo.
Artículo 22.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Las conductas tipificadas en el artículo precedente serán constitutivas de infracción leve, que se sancionará con multa de 100 a
300 euros.
Artículo 23.- Intervenciones específicas
En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, los agentes de la autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente el
género o los elementos objeto del comercio, y los materiales o los medios empleados. Si se trata de bienes fungibles, el
Ayuntamiento les dará el destino que corresponda.
Sección Tercera: Apuesta.
Artículo 24. Normas de conducta y tipificación de infracciones.
Está prohibido en el espacio definido en el artículo 4 de la Ordenanza el ofrecimiento de juegos que impliquen apuestas con
dinero o bienes, salvo autorización específica.
Artículo 25.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Tendrá la consideración de infracción leve, y se sancionará con multa de 100 a 300 euros, el ofrecimiento de juegos que
impliquen apuestas de dinero o bienes.
Artículo 26.- Intervenciones Específicas.
Los agentes de la autoridad procederán a la intervención cautelar de los medios empleados, así como de los frutos de la
conducta infractora, a los que el Ayuntamiento dará el destino que corresponda.
Sección Cuarta: Mendicidad y otras actividades afines.
Artículo 27.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1.- Se prohíbe la mendicidad, así como aquellas conductas que, bajo la apariencia o no de mendicidad, y so pretexto de prestar
algún servicio a los usuarios de los espacios públicos, no demandado previamente por estos, representen actitudes coactivas o de
acoso, u obstaculicen, impidan o perturben de manera intencionada el libre tránsito de los ciudadanos por los espacios públicos
mediante el ofrecimiento de servicios o actividades o peticiones dinerarias o de donativos en general.
2. Queda igualmente prohibido el ofrecimiento de cualquier bien o servicio a personas que se encuentren en el interior de
vehículos privados o públicos.
Se considerarán incluidos en este supuesto, entre otros comportamientos, la limpieza de los parabrisas de los automóviles
detenidos en los semáforos o en la vía pública así como el ofrecimiento de cualquier objeto o servicio tanto al los conductores y / o
usuarios de los vehículos como a los viandantes.
3. Se prohíbe también la realización sin autorización del Ayuntamiento en el espacio público de actividades de cualquier tipo
cuando obstruyan o puedan obstruir el tráfico rodado por la vía pública, pongan en peligro la seguridad de las personas o impidan
de manera manifiesta el libre tránsito de las personas por aceras, plazas avenidas, pasajes o bulevares u otros espacios
de uso público. Estas conductas están especialmente prohibidas cuando se desarrollen en la calzada, en los semáforos o
invadiendo espacios de tráfico rodado.
Artículo 28.- Intervenciones específicas.
1. El Ayuntamiento adoptará todas las medidas a su alcance para erradicar el fenómeno de la mendicidad cuando represente
actitudes coactivas o de acoso, u obstaculicen, impidan o perturben de manera intencionada el libre tránsito de los ciudadanos por
los espacios públicos. Con tal fin, trabajará y prestará la ayuda que sea necesaria a través del Área o Concejalía competente en
Servicios Sociales.
2. Los agentes de la autoridad informarán, en primer lugar, a estas personas de que dichas prácticas están prohibidas por la
presente Ordenanza.
3. Los agentes de la autoridad, o en su caso los servicios sociales, informarán a todas las personas que ejerzan la mendicidad
en lugares de tránsito público de las dependencias municipales y de los centros de atención institucional o de carácter privado
(asociaciones, organizaciones no gubernamentales –ONG–, etc.) a los que pueden acudir para recibir el apoyo que sea necesario
para abandonar estas prácticas.
En todo caso, los agentes de la autoridad procederán a la intervención cautelar de los medios empleados para desarrollar la
conducta antijurídica, así como, si es el caso, de los frutos obtenidos, a los que se les dará el destino que corresponda (causas
benéficas).
4. De persistir los autores de las conductas descritas en su actitud, no obstante la advertencia, y, en su caso formulación de
denuncia de los agentes de la autoridad, procederán dichos agentes a impedirlas de forma cautelar.
Sección Quinta: Ofrecimiento, demanda y práctica de servicios sexuales
Artículo 29.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1. Queda prohibido ofrecer, solicitar, negociar o aceptar, directa o indirectamente, servicios sexuales retribuidos en el espacio a
que se refiere el artículo 4 de la Ordenanza.
2. Igualmente, queda prohibido mantener relaciones sexuales mediante retribución o sin ella en el espacio definido en el
artículo 4 de la Ordenanza.
Artículo 30.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Las conductas recogidas en el artículo anterior tendrán la consideración de leves, y serán sancionadas con multa de 100 a 300
euros.
Artículo 31.- Intervenciones específicas.
1. El Ayuntamiento de Mojácar, a través del Área o Concejalía competente en materia de Servicios Sociales, prestará
información y ayuda a todas aquellas personas que ejerzan el trabajo sexual y quieran abandonar su ejercicio.
2. Los agentes de la autoridad informarán a todas las personas que ofrecen servicios sexuales retribuidos en espacios públicos
de las dependencias municipales y de los centros de atención institucional o de carácter privado (asociaciones, ONG, etc.) a los
que podrán acudir para recibir el apoyo que sea necesario para abandonar esas prácticas. Si la persona persistiera en su actitud y
no abandonara el lugar, el agente formulará la correspondiente denuncia.
CAPÍTULO CUARTO: ACTITUDES VANDÁLICAS EN EL USO DEL MOBILIARIO URBANO
Artículo 32. Finalidad y fundamento.
Con las conductas tipificadas como infracción en este Capítulo se protegen el civismo, el uso racional del espacio público, el
respeto a las personas y bienes, la seguridad, la salud e integridad física de las personas o el patrimonio municipal.
Artículo 33.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
Están prohibidas las conductas vandálicas, agresivas o negligentes en el uso del mobiliario urbano que generen situaciones de
riesgo o peligro para la salud y la integridad física de las personas o los bienes, así como atentar, deteriorar o destrozar los
espacios públicos o sus instalaciones o elementos, ya sean muebles o inmuebles.
Artículo 34.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Las conductas descritas en el artículo precedente son constitutivas de infracción grave sancionadas con multa de 100 a 300
euros y la reparación del daño causado.
Artículo 35.- Intervenciones específicas.
En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de la autoridad retirarán e intervendrán
cautelarmente los materiales, el género o los medios empleados.
CAPÍTULO QUINTO: USO DE LOS PARQUES, JARDINES Y ZONAS VERDES Y RIBERA DEL MAR Y
OTROS ESPACIOS MARÍTIMOS.
Artículo 36.- Finalidad y fundamento.
El fundamento de la presente normativa es proteger el correcto uso de parques y jardines, zonas verdes, así como garantizar la
seguridad y tranquilidad de las personas y el mantenimiento de la ribera del mar y otros espacios marítimos, mediante las normas
específicas adecuadas a esta finalidad, ya que en las zonas y espacios previstos en este Capítulo es asimismo de aplicación el
resto de las disposiciones contenidas en la Ordenanza.
Artículo 37.- Normas de conducta y tipificación de infracciones.
1. Los árboles, arbustos y plantas, de los parques, jardines y zonas verdes, así como sus elementos (ramas, flores, hojas,
brotes, frutos) y el césped, están destinados al disfrute visual y olfativo de los vecinos y usuarios, quedando prohibido pisar estas
zonas, encaramarse o trepar a los árboles, arrancar, cortar o tronchar flores, plantas, arbustos, árboles, ramas o césped o
maltratar de cualquiera otra manera a estos elementos. Esta prohibición alcanza a todos los elementos del reino vegetal
cualquiera que sea el lugar en que se ubiquen dentro de los espacios regulados en el artículo 4 de la Ordenanza.
No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, las zonas cubiertas de césped podrán ser usadas y siempre que mediante
carteles no se avise de lo contrario para sentarse, tumbarse o descansar sobre ellas, pero en ningún caso podrán realizarse sobre
las mismas ejercicios, juegos o actividades que impliquen desplazamientos rápidos o violentos; asimismo queda prohibido instalar
sobre el césped sillas, silletas y mesas, así como comer o beber sobre el mismo.
2. Salvo que la señalización indique otra cosa, queda prohibida la entrada y circulación en los recintos definidos en el artículo
anterior de vehículos a motor, ciclomotores y animales de caballería, salvo que estos estén destinados al servicio público o
cuenten con autorización municipal.
En los parques y jardines estará autorizada la entrada de ciclos, pero no su circulación dentro de los mismos, salvo que
expresamente se permita y por los lugares habilitados al efecto. Los ciclos deberán quedar estacionados en el interior del recinto
en el lugar o lugares habilitado para ello, si los hubiere.
3. Por Decreto de la Alcaldía, o del Concejal Delegado, en su caso, podrá limitarse la estancia en los parques a las horas
diurnas del día, permaneciendo cerrados por la noche. Durante el tiempo que permanezcan los parques cerrados ninguna
persona podrá entrar ni permanecer en ellos, salvo las integrantes de los servicios públicos.
Artículo 38.- Calificación de las infracciones y régimen de sanciones.
Las conductas tipificadas en el artículo precedente serán calificadas como leves, y sancionadas con multa de 100 a 300 euros.
Artículo 39.- Intervenciones específicas.
1. En el supuesto recogido en el número 1 del artículo 37, si es el caso, los agentes de la autoridad decomisarán los elementos
o partes arrancadas e intervendrán cautelarmente los medios empleados, en su caso.
2. En el supuesto recogido en el número 2 del artículo 37 los agentes, aparte de formular la denuncia requerirán a los
responsables a que saquen los vehículos o animales del recinto; en caso de no acatar esta orden, sin perjuicio de las
responsabilidades penales en que puedan incurrir, ordenaran cautelarmente la retirada y depósito de los vehículos o animales; los
vehículos serán retirados por los servicios de grúa municipal al depósito municipal, devengando las tasas previstas en la
Ordenanza Fiscal de Tasas por Recogida de Vehículos y Estancia en el Depósito Municipal; y los animales serán depositados en
recintos específicos adecuados; y todo ello a costa de los responsables.
3. En el supuesto recogido en el número 3 los agentes conminarán a los infractores a que abandonen el parque, tratándose de
indigentes o sin techo se les informará de los servicios asistenciales correspondientes, y tan pronto como sea posible informará a
los servicios sociales municipales.
TÍTULO IV: NORMAS RELATIVAS A LAS INFRACCIONES, A LAS SANCIONES Y AL PROCEDIMIENTO SANCIONADOR
CAPÍTULO PRIMERO: FACULTADES DE LA ALCALDÍA, FUNCIONES DE LA INSPECCIÓN Y
COLABORACIÓN DE LOS CIUDADANOS
Artículo 40.- Facultades de la Alcaldía.
1. Si la Alcaldía así lo estima oportuno, dictará un manual operativo así como instrucciones correspondientes para la aplicación
de la Ordenanza.
2. Corresponderá también a la Alcaldía determinar la unidad administrativa encargada de tramitar los procedimientos
sancionadores previstos en la Ordenanza, o bien proponer la creación de una unidad administrativa específica para esa finalidad.
3. La Alcaldía también podrá aprobar un manual del procedimiento sancionador y la normalización de los documentos del
mismo.
4. La Alcaldía y, los Concejales Delegados en el ámbito de su delegación, en su caso, podrán dictar las órdenes singulares o
nominativas y las disposiciones especiales que procedan sobre la conducta en la vía pública o el comportamiento de los
ciudadanos con el fin de cumplir los objetivos y finalidades de la Ordenanza.
Artículo 41.- Naturaleza, funciones y personal de la Inspección.
1. Los agentes de la Policía Municipal exigirán en todo momento el cumplimiento inmediato de las disposiciones de la
Ordenanza.
2. En consecuencia, le corresponde, entre otras funciones y las que pueda contener el manual operativo y las instrucciones a
que se refiere el número 1 del artículo anterior, o que pueda recibir directamente de la Alcaldía, en virtud de las facultades de
ésta, en su caso, la recepción o la formulación de denuncias de hechos concretos que supongan incumplimientos de las normas
contenidas en la Ordenanza, así como ejecutar las intervenciones específicas previstas en la misma para cada hecho concreto.
Una vez formulada o recibida la denuncia, el agente actuante la remitirá, con la documentación que acompañe, en su caso, a la
unidad administrativa municipal encargada de su tramitación.
3. La denuncia que formulen los agentes de la autoridad, además de contener los extremos prevenidos en el artículo 11.1. d)
del Real Decreto 1398/1993, de 4 de agosto, las circunstancias concurrentes en el momento de la infracción, personas presentes,
daños causados a las personas o a las cosas, etc., y en especial de si el infractor procedió a atender los requerimientos de los
agentes, previos o posteriores a la comisión de la infracción, en su caso.
A los efectos de poder incoar el correspondiente procedimiento sancionador los agentes de la autoridad requerirán a la persona
presuntamente responsable a que se identifique.
De no conseguirse la identificación de la persona que ha cometido la infracción, y de no ser los agentes de la autoridad
actuantes miembros del Cuerpo de Policía Municipal, recabarán el auxilio de los agentes de éste, al efecto de que dichos agentes
de la Policía Municipal requieran al presunto infractor para que, al objeto de iniciar el expediente sancionador de la infracción
cometida, les acompañe a las dependencias municipales más próximas que cuenten con medios adecuados para realizar las
diligencias de identificación, a estos únicos efectos y por el tiempo imprescindible, informando a la persona infractora de los
motivos del requerimiento de acompañamiento.
4. En los procedimientos sancionadores que se instruyan en aplicación de la Ordenanza, los hechos constatados por agentes
de la autoridad tienen valor probatorio, de acuerdo con la normativa aplicable al efecto, sin perjuicio de otras pruebas que puedan
aportar los interesados.
Los agentes de la autoridad podrán incorporar a la denuncia, y con los requisitos que correspondan conforme a la legislación
vigente, imágenes de los hechos denunciados, y, en todo caso de las consecuencias de la acción infractora, ya sea en fotografía,
filmación digital u otros medios tecnológicos que permitan acreditar los hechos recogidos en la denuncia formulada.
5. En los expedientes sancionadores que se instruyan, y con los requisitos que correspondan conforme a la legislación vigente,
se podrán incorporar imágenes de los hechos denunciados, ya sea en fotografía, filmación digital u otros medios tecnológicos, que
permitan acreditar los hechos recogidos en la denuncia formulada de acuerdo con la normativa aplicable. En todo caso, la
utilización de videocámaras requerirá, si procede, las autorizaciones previstas en la legislación aplicable, así como su uso de
acuerdo con el principio de proporcionalidad.
Artículo 42.- Colaboración y denuncias ciudadanas
1. Todas las personas que se encuentren en el municipio de Mojácar tienen el deber de colaborar con las autoridades
municipales, con sus agentes o con sus funcionarios para garantizar el cumplimiento de las normas contenidas en la Ordenanza.
2. Cualquier persona puede presentar denuncias para poner en conocimiento del Ayuntamiento la existencia de un
determinado hecho que pueda ser constitutivo de una infracción de lo establecido en la Ordenanza.
3. Las denuncias deberán expresar la identidad de la persona o personas que las presentan, el relato de los hechos que
pudieran constituir infracción, la fecha de su comisión y, cuando sea posible, la identificación de las personas presuntamente
responsables.
4. Cuando la denuncia vaya acompañada de una solicitud de iniciación del procedimiento sancionador, el Ayuntamiento deberá
comunicar al denunciante la iniciación o no del mencionado procedimiento y, en su caso, la resolución que recaiga.
Artículo 43.- Medidas de carácter social.
1. Cuando el presunto responsable del incumplimiento de la Ordenanza sea indigente o presente otras carencias o
necesidades de asistencia social o de atención médica especiales o urgentes, los agentes de la autoridad que intervengan le
informarán de la posibilidad de acudir a los servicios sociales o médicos correspondientes y del lugar concreto en el que puede
hacerlo.
2. En aquellos casos especialmente graves o urgentes, y con el único objeto de que la persona pueda recibir efectivamente y lo
antes posible la atención social o médica requerida, los agentes de la autoridad u otros servicios competentes podrán
acompañarla a los mencionados servicios.
3. Asimismo, siempre que sea posible, los servicios municipales intentarán contactar con la familia de la persona afectada para
informarla de la situación y circunstancias en las que ha sido encontrada en el espacio público.
4. Inmediatamente después de haber practicado estas diligencias, en caso de que las mismas hubieran sido llevadas a cabo
por agentes de la autoridad, éstos informarán sobre ellas a los servicios municipales correspondientes, con la finalidad de que
éstos adopten las medidas oportunas y, si procede, hagan su seguimiento o, en su caso, pongan el asunto en conocimiento de la
autoridad o administración competente.
CAPÍTULO SEGUNDO: INFRACCIONES Y SANCIONES ADMINISTRATIVAS Y RESARCIMIENTO DE DAÑOS
Artículo 44.- Apreciación de delito o falta.
1. Cuando las conductas a que se refiere la Ordenanza pudieran constituir infracción penal, se remitirán al Ministerio Fiscal o a
la autoridad judicial que corresponda los antecedentes necesarios de las actuaciones practicadas.
2. En el caso de identidad de sujeto, hecho y fundamento de las conductas ilícitas, la incoación de un proceso penal no
impedirá la tramitación de expedientes sancionadores por los mismos hechos, pero la resolución definitiva del expediente sólo
podrá producirse cuando sea firme la resolución recaída en el ámbito penal, quedando hasta entonces interrumpido el plazo de
caducidad. Los hechos declarados probados en vía judicial vincularán a la autoridad competente para imponer la sanción
administrativa.
3. La condena o la absolución penal de los hechos no impedirá la sanción administrativa, si se aprecia diversidad de
fundamento.
4. Las medidas provisionales adoptadas en el seno del procedimiento administrativo sancionador antes de la intervención
judicial podrán mantenerse en vigor mientras no recaiga pronunciamiento expreso al respecto de las autoridades judiciales en otro
sentido, sin perjuicio de los recursos que pueda interponer el presunto infractor sobre el establecimiento o la vigencia de dichas
medidas provisionales.
Artículo 45.- Concurrencia de infracciones o sanciones administrativas.
1. Si los hechos constitutivos de las infracciones previstas en la Ordenanza hubieran ya sido sancionados por otra
Administración y conforme a otra legislación y se apreciara la identidad de sujeto, hecho y fundamento, el Ayuntamiento de
Mojácar no impondrá las sanciones previstas en la Ordenanza, declarándolo así tras, en su caso, la tramitación que resulte
necesaria; pero de no producirse la identidad de alguno de los tres elementos, el Ayuntamiento continuará su procedimiento
sancionador, con la imposición de la sanción que, en su caso, corresponda. La decisión de no imponer sanción conforme el primer
inciso de este número, podrá adoptarse antes de la iniciación del procedimiento sancionador o en el curso del mismo.
2. Si los hechos todavía no hubieran sido sancionados conforme a otra legislación administrativa y por otra Administración,
pero se hubiera iniciado el procedimiento encaminado a ello o concurrieran circunstancias que lo justifiquen, el órgano competente
del Ayuntamiento de Mojácar podrá acordar motivadamente la iniciación del procedimiento sancionador que le corresponda
tramitar, suspendiéndolo, hasta conocer la decisión adoptada por la otra Administración. Una vez conocida esa resolución, el
órgano competente del Ayuntamiento de Mojácar tomará la decisión pertinente sobre la procedencia o no de iniciar o reanudar el
procedimiento sancionador.
3. Si los hechos denunciados no constituyesen infracción administrativa conforme a las normas de la presente Ordenanza, pero
sí con arreglo a cualquier otra normativa de aplicación y la competencia sancionadora le correspondiera a otra Administración, los
agentes de la autoridad, o el instructor del procedimiento, en su caso, pondrán la denuncia y la documentación correspondiente en
conocimiento de la Administración competente, no incoando el Ayuntamiento procedimiento alguno, o poniendo fin al iniciado.
Artículo 46.- Ejercicio de acciones entre particulares.
Las normas contenidas en la Ordenanza serán de aplicación con independencia de las acciones que puedan ejercitar los
particulares entre sí por hechos tipificados en la misma.
Artículo 47.- Resarcimiento e indemnización de daños.
1. Si la conducta denunciada hubiera causado daños o perjuicios al Ayuntamiento de Mojácar, el Ayuntamiento podrá declarar:
a) La exigencia al infractor o persona responsable, en su caso, de la reposición a su estado originario de la situación alterada
por la infracción.
b) La indemnización por los daños y perjuicios causados.
2. La tramitación del resarcimiento e indemnización de daños se tramitará con el procedimiento sancionador como pieza
separada, y una vez firme la resolución en vía administrativa, será inmediatamente ejecutiva, pudiendo acudirse, en su caso, a la
ejecución subsidiaria conforme a lo prevenido en la Ley 30 /1992, de 26 de noviembre.
CAPÍTULO TERCERO: CONCURSO Y PRESCRIPCIÓN DE INFRACCIONES
Artículo 48.- Concurso real de infracciones.
Al responsable de dos o más infracciones se le impondrán todas las sanciones correspondientes.
Artículo 49.- Concurso ideal de infracciones.
Si un mismo hecho u omisión fuera constitutivo de dos o más infracciones, se tomará en consideración únicamente aquella que
comporte la mayor sanción.
Artículo 50.- Concurso medial de infracciones.
Cuando la comisión de una infracción comporte necesariamente la comisión de otra u otras, se impondrá sólo la sanción
correspondiente a la más grave de las infracciones realizadas sin perjuicio de que, al fijar su extensión, se tengan en cuenta todas
las circunstancias.
Artículo 51.- Prescripción de las infracciones.
1. Las infracciones muy graves prescribirán a los tres años; las graves a los dos años y las leves a los seis meses.
2. La interrupción de la prescripción, y demás cuestiones atinentes a esta institución no reguladas expresamente en esta
Ordenanza ni en la legislación sectorial de aplicación, se regulará por las normas prevenidas en la Ley 30/1992, de 26 de
noviembre, y demás legislación de desarrollo.
CAPÍTULO CUARTO: PERSONAS RESPONSABLES
Artículo 52.- Personas responsables.
1. Cuando las infracciones tipificadas por la Ordenanza sean cometidas por personas menores de edad o incapacitados, serán
responsables directos y solidarios los padres, tutores o guardadores en el caso de las personas.
2. Asimismo, en su caso, los padres, tutores o guardadores de las personas a que se refiere el número anterior serán
responsables subsidiarios en el resarcimiento de los daños causados al Ayuntamiento, y responsables directos los poseedores de
los animales.
3. Los propietarios, dueños y / o poseedores de animales serán responsables asimismo, en los términos prevenidos en la
Ordenanza.
4. Las multas que se impongan a los distintos responsables de una misma infracción administrativa prevista en esta Ordenanza
tienen entre si carácter independiente.
5. Los organizadores de cualquier acto público que no impidan o comuniquen a los agentes de la autoridad la realización de
cualesquiera de las conductas tipificadas en la Ordenanza, serán sancionados con las mismas sanciones tipificadas para los
autores materiales.
CAPÍTULO QUINTO: NORMAS ESPECÍFICAS SOBRE PROCEDIMIENTO
Artículo 53.- Normativa aplicable.
1. El régimen sancionador se regirá por los principios contenidos en el Título IX de la Ley 30 /1992, de 26 de noviembre,
Reguladora del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
2. El procedimiento sancionador se regirá por las normas contenidas en el presente Título, y en lo no previsto por ellas por el
Real Decreto 1398 / 1993, de 4 de agosto por el que se aprueba el Reglamento del Procedimiento para el Ejercicio de la Potestad
Sancionadora, a excepción de lo dispuesto en su Capítulo V relativo al procedimiento simplificado que no será de aplicación a los
procedimientos que se sigan por las conductas tipificadas como infracción en la Ordenanza.
Artículo 54.- Incoación y órganos del procedimiento.
1. El órgano competente para incoar el procedimiento sancionador es la Alcaldía, y en su caso, el Concejal Delegado cuyo
ámbito material de delegación se extienda al de la norma vulnerada.
2. El procedimiento se iniciará en el momento en que la Alcaldía, o el Concejal Delegado dicte el correspondiente decreto de
incoación.
3. El órgano que acuerde la incoación nombrará un instructor.
4. El órgano resolutorio será la Alcaldía o el Concejal Delegado cuyo ámbito material de delegación se extienda al de la norma
vulnerada.
5. En todo caso la persona que ejerza de instructor no podrá ser la misma que resuelva el procedimiento.
Artículo 55.- Caducidad del procedimiento.
1. El procedimiento caducará a los seis meses de su incoación.
2. Caducado el procedimiento sancionador, si la infracción de que se trate no ha prescrito, podrá incoarse otro procedimiento
sancionador.
CAPÍTULO SEXTO: NORMAS SOBRE SANCIONES
Artículo 56.- Graduación de las sanciones.
La imposición de las sanciones previstas en la Ordenanza se regirá por la aplicación del principio de proporcionalidad y, en
todo caso, se tendrán en cuenta los criterios de graduación siguientes:
a) La gravedad de la infracción.
b) La existencia de intencionalidad.
c) La naturaleza de los perjuicios causados.
d) La colaboración o no con los agentes de la autoridad en los requerimientos efectuados para evitar la conducta o para
minimizar las consecuencias de la infracción.
e) La espontánea disposición y colaboración efectiva con el Ayuntamiento para reparar los daños o perjuicios ocasionados con
la infracción, o la negativa o renuencia a tal colaboración.
f) La reincidencia. Se entiende que hay reincidencia cuando la persona infractora haya cometido en el plazo de un año más de
una infracción idéntica de las tipificadas por la Ordenanza, y así haya sido declarado por resolución administrativa firme.
g) La reiteración. Se entiende que hay reiteración cuando la persona infractora haya sido sancionada mediante resolución
administrativa firme por la comisión de más de una infracción tipificada en la misma Sección, y en defecto de estas en el mismo
Capítulo, en el plazo de un año.
h) la capacidad económica de la persona responsable.
i) El beneficio obtenido por la persona infractora con su conducta en relación con el importe de la sanción.
Artículo 57.- Reducción del importe de la sanción por prontopago.
1. El pago voluntario de la misma, antes de que se dicte resolución en el procedimiento sancionador que se instruya, dará lugar
a la terminación de dicho procedimiento (sin perjuicio de los recursos que estime procedentes interponer), con una reducción de la
sanción propuesta en un 30%.
2. En ningún caso la reducción por prontopago eximirá a las personas responsables de resarcir los daños y perjuicios que haya
sufrido el Ayuntamiento.
Artículo 58.- Prescripción de las sanciones.
1. La resolución que ponga fin al procedimiento será inmediatamente ejecutiva, salvo en los supuestos en que se acuerde la
suspensión en los casos prevenidos en la legislación.
2. Las sanciones por infracciones muy graves prescribirán a los tres años; las correspondientes a infracciones graves a los dos
años; y las leves al año.
3. El plazo de prescripción comenzará a contar a partir del día siguiente a aquel en que alcance firmeza la sanción impuesta.
4. La interrupción de la prescripción, y demás cuestiones atinentes a esta institución no reguladas expresamente en esta
Ordenanza ni en la legislación sectorial de aplicación, se regulará por las normas prevenidas en la Ley 30/1992, de 26 de
noviembre, y demás legislación de desarrollo.
DISPOSICIÓN DEROGATORIA
Quedan derogadas las normas contenidas en cualesquiera otras Ordenanzas aprobadas por la Ayuntamiento con anterioridad
que se opongan a las contenidas en ésta.
DISPOSICIÓN FINAL
La Ordenanza entrará en vigor a partir de los quince días hábiles siguientes a la publicación de su texto integro en el Boletín
Oficial de la Provincia.
En Mojácar, a 01 de junio de 2016.
LA ALCALDESA-PRESIDENTA, Rosa María Cano Montoya

Comments are closed.